La confesión

Hch 19:18 Y muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos.
Hch 19:19 Asimismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos; y hecha la cuenta de su precio, hallaron que era cincuenta mil piezas de plata.
Hch 19:20 Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor. RV60

Pro 28:13 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia RV60.

La confesión de pecados y áreas afectadas en nuestra alma, nos trae salud espiritual y prosperidad en todo sentido. Cuando encubrimos, venimos a probreza.
Muchas veces no confesamos, porque nos da vergüenza y no queremos que los demás ses enteres de nuestros problemas. Pero debemos de ser humildes y buscar ayuda.-

G1843
ἐξομολογέω
Exomologuéo= CONFESAR
de G1537 y G3670; reconocer o (por implicación de asentir) concordar completamente:- alabar, comprometer, confesar.

Esd 10:1 Mientras oraba Esdras y hacía confesión, llorando y postrándose delante de la casa de Dios, se juntó a él una muy grande multitud de Israel, hombres, mujeres y niños; y lloraba el pueblo amargamente.
Esd 10:2 Entonces respondió Secanías hijo de Jehiel, de los hijos de Elam, y dijo a Esdras: Nosotros hemos pecado contra nuestro Dios, pues tomamos mujeres extranjeras de los pueblos de la tierra; mas a pesar de esto, aún hay esperanza para Israel. RV60

La oración y confesión de Esdras delante del Señor, muestra un espíritu de quebrantamiento, arrepentimiento y adoración. Este es un ejemplo de como obra Dios, cuando ve la humillación de su pueblo y un corazón quebrantado y arrepentido. Además Esdras fue ejemplo para mucho pueblo de Israel, y produjo que muchos vinieran arrepentidos a los pies del Señor a pedir misericordia.

Dan 9:4 Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos;
Dan 9:5 hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas.
Dan 9:6 No hemos obedecido a tus siervos los profetas, que en tu nombre hablaron a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra.
Dan 9:7 Tuya es, Señor, la justicia, y nuestra la confusión de rostro, como en el día de hoy lleva todo hombre de Judá, los moradores de Jerusalén, y todo Israel, los de cerca y los de lejos, en todas las tierras adonde los has echado a causa de su rebelión con que se rebelaron contra ti. Dan 9:15 Ahora pues, Señor Dios nuestro, que sacaste tu pueblo de la tierra de Egipto con mano poderosa, y te hiciste renombre cual lo tienes hoy; hemos pecado, hemos hecho impíamente.
Dan 9:16 Oh Señor, conforme a todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre tu ciudad Jerusalén, t u santo monte; porque a causa de nuestros pecados, y por la maldad de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo son el oprobio de todos en derredor nuestro. RV60

Daniel oró y confesó al Señor, los pecados y las faltas cometidas. Es importante ver que dijo: Hemos cometido iniquidad, heemos hecho impíamente, hemos sido rebeldes y nos hemos apartado de tus mandamientos y ordenanzas, y hemos sido rebeldes a tus Siervos los Profetas.

Daniel habló con Dios respecto a sus faltas personales, pero también habló a nombre de todo el pueblo y reconoció sus pecados y los pecados de sus padres. Esto es muy importante, porque hay maldiciones que alcanzan generaciones por los pecados de los antepasados.
La rebeldía y desobediencia contra Dios y contra sus ministros, es castigada con maldición.

H5753
עָוָה
Avá = HACER INIQUIDAD
raíz primaria; torcer, lit. o figurativamente (somo sigue):- actuar perversamente, agobiar, cometer iniquidad, hacer inicuamente, hacer iniquidad, mal, maldad, malo, pecar, perverso, pervertir, torcer, trastornar

H4775
מָרַד
Marád= REBELDE
raíz primaria; rebelar:- rebelar, rebelde.

1Sa 15:23 Porque la rebelión es como pecado de adivinación, y la desobediencia, como iniquidad e idolatría. Por cuanto has desechado la palabra del SEÑOR, El también te ha desechado para que no seas rey. LBLA

1Sa 15:23 Negarse a obedecerlo es tan malo como la brujería. Ser tercos y hacer la voluntad propia es como el pecado de adorar ídolos. Tú te negaste a obedecer el mandato del Señor, por eso el Señor ahora se niega a aceptarte como rey. PDT

La desobediencia es un pecado que Dios castiga. Por la desobediencia y rebeldía contra Dios, Adán y Evan perdieron el paraíso y fueron echados de la presencia del Señor.
El rey Saúl no fue fiel al Señor, y tuvo en poco el mandato del Señor; por tanto el Señor lo desechó del reinado en Israel y se buscó un nuevo rey conforme el corazón de Dios.
El pecado de rebeldía, para Dios es como el pecado de brujería o hechicería y el pecado de desobediencia es como la idolatría y la iniquidad.
Muchos cristianos por ser rebeldes a Dios y a sus autoridades, resultan hechizados y embrujados. La pregunta es: ¿como estar hechizado o embrujado, si nunca practicó tales cosas? Si pero por ser rebeldes y desobedientes es que les pasa esto.

Tit 3:1 Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra.
Tit 3:2 Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres.
Tit 3:3 Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. RV60

La obediencia y sujeción a nuestras autoridades (pastores), nos trae grandes bendiciones y prosperidad en todas nuestras áreas de nuestra vida. El ejemplo mas grande de obediencia y sujeción al Padre, es nuestro Señor Jesucristo. Debemos de seguir su ejemplo.

Eze 2:1 Me dijo: Hijo de hombre, ponte sobre tus pies, y hablaré contigo.
Eze 2:2 Y luego que me habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y oí al que me hablaba.
Eze 2:3 Y me dijo: Hijo de hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a gentes rebeldes que se rebelaron contra mí; ellos y sus padres se han rebelado contra mí hasta este mismo día. RV60
Eze 2:4 Yo, pues, te envío a hijos de duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor.
Eze 2:5 Acaso ellos escuchen; pero si no escucharen, porque son una casa rebelde, siempre conocerán que hubo profeta entre ellos. RV60

Dios envía al Profeta Ezequiel, y le dice: Te mando a un pueblo de dura cerviz y tu les hablaras de parte mía. Ya sea que ellos te escuchen o no te escuchen, de todos modos conocerán que hubo profeta en Israel.
Dios nos habla por sus enviados con el propósito de que nuestro corazón sea quebrantado y vengamos arrepentidos ante El, para deponer toda rebeldía y desobediencia y El pueda perdonarnos y limpiarnos. Pero sucede que el pueblo se endurece y no obedece la voz de Dios, por lo cual Dios permite momentos difíciles para que su pueblo se arrepienta.

Luc 1:17 E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto. RV60

Mal 4:5 He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.
Mal 4:6 El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición. RV60

Está profetizado que vendrá y será manifiesto el día de Elías. Dios traerá restauración a las familias y hogares, porque la restauración comienza en casa; será restaurada la relación entre esposos, entre hijos y padres, entre padres e hijos.
Dice la Biblia que Dios hará volver el corazón de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar un pueblo bien dispuesto, porque la Venida del Señor por su Iglesia está pronta a suceder
Sal 38:17 Pero yo estoy a punto de caer,
Y mi dolor está delante de mí continuamente.
Sal 38:18 Por tanto, confesaré mi maldad,
Y me contristaré por mi pecado. RV60

Sal 51:16 Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría;
No quieres holocausto.
Sal 51:17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. RV60

CONCLUSIONES:
Viene un tiempo glorioso de restauración, previo al arrebatamiento de la Iglesia, El Señor quebrantará el corazón de su pueblo, para que su pueblo se limpie y confiese muchas cosas que ha tenido encubiertas y que han hecho mucho daño al pueblo del Señor. aprovechemos el tiempo de visitación que Dios nos está dando y limpiemonos cuanto antes de toda contaminación de carne y de espíritu, así estaremos preparándonos para recibir al Señor.

Haroldo Herrera
Apóstol del Señor Jesucristo
www.misionshoffar.org